Citas y tips

martes, 29 de enero de 2013

CUANDO UNO SE ACOSTUMBRA A LA SOLEDAD, ES DIFÍCIL SALIR DE ELLA




CUANDO UNO SE ACOSTUMBRA A LA SOLEDAD, ES DIFÍCIL SALIR DE ELLA.

“Cuando uno se acostumbra a la soledad, es difícil salir de ella”
“La soledad, enseña a convivir en sociedad”

A nadie gusta quedarse solo – razoné – y todos evitamos la soledad.
Ella te enseñará algo que nadie más puede enseñarte – escuche decir – continua el camino.

Tras la humillación y la vergüenza, no quedaba más que distanciarme del mundo, el mundo que amaba, pues allí esta todos con quienes viví y conviví. Pues el mundo es donde se viví, no donde se está físicamente, sino donde uno experimenta.
Me costó mucho irme lejos, comprendí que al hombre le cuesta mucho apartarse de lo que se acostumbre, el hombre es animal de costumbres más que de razonamientos, pesan más lo hábitos y las tradiciones más que cualquier norma.
Pocas veces nos atrevemos hacer cambios en nuestras vidas, voluntariamente concebidas; y esa fue una razón por la que para el hombre le es difícil encontrar cosas buenas más allá de las cosas que habitualmente hace.

Las sociedades donde inculcan al hedonismo como fin único de nuestras existencias, disminuyen el valor que tienen el sufrimiento, la crisis, el miedo y la soledad.
No es muy bonito sentirse solo, al principio, pero uno va aprendiendo a convivir consigo mismo, y va aprendiendo mucho de ella y con ella. Y es que no se sabe valorar tanto a un amigo, un hermano o un padre, sino a través de su ausencia, pues La soledad, enseña a convivir en sociedad.
Comenzar el respeto de la individualidad por uno mismo, se replica a respetar el de los demás.

Más allá, se aprende mucho conociéndose a sí mismo. Se va comprendiendo un concepto tan importante como es el aprender a vivir, mas allá que del solo hecho de existir. Es disfrutar de uno mismo, de su propio ser, aceptarse uno mismo, comprenderse y aunarse lleva allí un poder admirado por mucho y pocas veces comprendido, es el ser líder de sí mismo, te hace líder de los demás.
Mi tiempo en soledad me permitió pensar y cavilar, me dio el hábito de soñar, desear y ver más allá de lo que los ojos pueden ver. Te permite ser quien no eres, y quien no serás jamás. Eres en un instante todo lo puedes ser.
El ruido del mundo nos confunde, y dejamos de escucharnos a nosotros mismos, escuchamos a todos, y prestamos atención a lo que nos rodea y nos olvidamos de un ser, de quien sin él, no seriamos nadie. Uno mismo.

Cuando no encuentras sentido para ti en el bullicio, la lejanía te hace saber tu propósito de vida.
Pero cuando uno se acostumbra a estar siempre solo, es difícil dejarlo; porque como todo en la vida, en exceso es malo.



1 comentario:

  1. En cierto punto uno aprende en esa soledad muchas cosas que le ayuda a crecer como persona, pero en cierto punto creo que me volví mas exigente, que pareciese que no pudiese amar a otra persona que no sea yo, osea me abre acostumbrado a estar solo? eso me pregunto cada vez que pienso pero no, no lo creo pero mi reacción hacia ciertos puntos si a cambiando de forma considerable.... coméntame mas para seguir aprendiendo cosas nuevas.

    ResponderEliminar